martes, 27 de enero de 2015

Una buena razón para usar la báscula para medir la carga de refrigerante

Cuando cambiamos el gas refrigerante de un sistema por otro gas refrigerante, los fabricantes nos indican que dependiendo del tipo de gas refrigerante que vamos a cargar. Inicialmente se las recomendaciones van desde un 80% hasta un 85% del total del peso del refrigerante anterior recuperado del sistema previamente; de ahí completar la carga poco a poco hasta lograr la carga completa. La razón por la cual este proceso se hace con una báscula se debe a que cuando cambiamos el gas de un sistema debemos de tomar en consideración que cada refrigerante tiene una densidad específica de líquido a una temperatura dada. Cuando la densidad de un refrigerante de reemplazo es diferente a la del refrigerante original, las carga va a ser diferente. Para evitar sobre cargar el sistema, no se debe de tratar de hacer que la mirilla quede transparente cuando se usa una mezcla de la serie 400, ya que generalmente quedan burbujas en ella.