sábado, 15 de noviembre de 2014

¿Qué es un refrigerante?

Un refrigerante es una sustancia que puede absorber y transportar grandes cantidades de calor. Lo puede hacer debido a que cambia de estado. El gas líquido absorbe calor cuando este tiene una baja presión y está en fase líquida y lo libera cuando está en alta presión y en fase gaseosa. En la refrigeración mecánica se requiere un proceso que pueda transmitir grandes cantidades de calor económica y eficientemente, y que pueda repetirse continuamente. Los procesos de evaporación y condensación de un líquido son los pasos lógicos en el proceso de refrigeración. Un refrigerante debe satisfacer dos importantes requisitos: Debe absorber el calor rápidamente a temperatura requerida por la carga del producto. El sistema debe usar el mismo refrigerante constantemente por razones de economía y para enfriamiento continuo. No existe el refrigerante perfecto, y hay una gran variedad de opiniones sobre el cual es el más apropiado para aplicaciones específicas. Existen muchos tipos de refrigerantes que se usan comúnmente. En las primeras instalaciones de refrigeración se empleaban los refrigerantes naturales. Por lo general el amoniaco, el propano, el bióxido de carbono, el isobutano y el propileno. Sin embargo debido a que estas sustancias son tóxicas, peligrosas o tienen características no deseadas, fueron reemplazadas por los refrigerantes sintéticos creados en 1928, por Thomas Midgley y Charles Kettering. Los primeros refrigerantes sintéticos fueron los CFC (Clorofluorocarbono). En trabajos a temperaturas bajas o en instalaciones con grandes compresores centrífugos, se usan refrigerantes especiales, pero para refrigeración comercial y el aire acondicionado que utilizan compresores reciprocantes, se usan refrigerantes R-134a, R-22, R-404A, R-507 y R-410A.  Muchos refrigerantes sintéticos en uso actualmente contienen, carbono, flúor, cloro, y en algunos casos hidrógeno.