jueves, 20 de noviembre de 2014

Selecciona la bomba de vacío adecuada

Ilustración 1
Bomba de vacío conectada a manguera para hacer vacío
¿Cuál es el tamaño correcto? y ¿Cómo seleccionar la bomba?
La bomba se selecciona de acuerdo a las toneladas de refrigeración del sistema.
Por cada cfm podemos evacuar de una manera efectiva 7 toneladas de refrigeración de un sistema, entonces aplicamos una sencilla fórmula:
(Toneladas de refrigeración del sistema / 7) = CFM requeridos para evacuar el sistema.
CFM: Pies Cúbicos por Minuto
La velocidad con la que se efectúa el vacío dependerá de:
a) La altura sobre el nivel del mar (presión atmosférica). Esta es diferente en cada lugar geográfico en donde se hace el proceso del vacío.
b) La temperatura ambiente a la que está expuesto el sistema. Una técnica conocida para acelerar el tiempo del vacío es elevar la temperatura del sistema por un medio externo, ya sea a través de lámparas incandescentes o por otro método que pueda incrementar la temperatura del equipo.
c) El diámetro de las mangueras. Hacer el vacío con mangueras de 1/4 baja a una velocidad del vacío a 1.7 CFM aunque la bomba sea de una capacidad mayor. Para que obtengas la potencia completa de la bomba, debes de conectar la manguera la puerto más grande como lo muestra la Ilustración 1.
Vacío correcto
Para saber que llegamos al vacío correcto se requiere de un vacuómetro electrónico para medir el vacío de manera eficaz. El vacío correcto se alcanza midiendo, no por el tiempo que dejemos la bomba trabajando en el sistema, o por el sonido de la bomba. 1000 micrones equivalen a tan sólo 0,039 pulgadas de mercurio, una medición imposible de realizar con un manómetro mecánico. La única herramienta que puede medir el vacío a estos niveles es un vacuómetro electrónico. ASHRAE recomienda evacuar a menos de 1000 micrones, y una vez aislado, el sistema no debe subir por encima de los 2500 micrones durante varias horas. Para asegurar la eliminación de los dañinos vapores de agua del sistema los vacíos a los que se debe llegar: 500 micrones con Aceite mineral o Aceite Alquilbenceno ó 250 micrones con Aceite Polyol Ester
¿Cómo saber si mi bomba funciona bien?

Una bomba de vacío debe de mantener un vacío constante de 50 micrones o menos. Algunas pueden llegara hasta los 15 micrones. Para poder hacer un vacío en un sistema de refrigeración, se debe de usar una bomba de vacío de paletas, con sello de aceite. Para poder conocer el proceso de vacío completo visite:

sábado, 15 de noviembre de 2014

¿Qué es un refrigerante?

Un refrigerante es una sustancia que puede absorber y transportar grandes cantidades de calor. Lo puede hacer debido a que cambia de estado. El gas líquido absorbe calor cuando este tiene una baja presión y está en fase líquida y lo libera cuando está en alta presión y en fase gaseosa. En la refrigeración mecánica se requiere un proceso que pueda transmitir grandes cantidades de calor económica y eficientemente, y que pueda repetirse continuamente. Los procesos de evaporación y condensación de un líquido son los pasos lógicos en el proceso de refrigeración. Un refrigerante debe satisfacer dos importantes requisitos: Debe absorber el calor rápidamente a temperatura requerida por la carga del producto. El sistema debe usar el mismo refrigerante constantemente por razones de economía y para enfriamiento continuo. No existe el refrigerante perfecto, y hay una gran variedad de opiniones sobre el cual es el más apropiado para aplicaciones específicas. Existen muchos tipos de refrigerantes que se usan comúnmente. En las primeras instalaciones de refrigeración se empleaban los refrigerantes naturales. Por lo general el amoniaco, el propano, el bióxido de carbono, el isobutano y el propileno. Sin embargo debido a que estas sustancias son tóxicas, peligrosas o tienen características no deseadas, fueron reemplazadas por los refrigerantes sintéticos creados en 1928, por Thomas Midgley y Charles Kettering. Los primeros refrigerantes sintéticos fueron los CFC (Clorofluorocarbono). En trabajos a temperaturas bajas o en instalaciones con grandes compresores centrífugos, se usan refrigerantes especiales, pero para refrigeración comercial y el aire acondicionado que utilizan compresores reciprocantes, se usan refrigerantes R-134a, R-22, R-404A, R-507 y R-410A.  Muchos refrigerantes sintéticos en uso actualmente contienen, carbono, flúor, cloro, y en algunos casos hidrógeno.